Los Castillos del Desierto

Extendiéndose al Este de Ammán, la llanura desértica se extiende hacia Irak y Arabia Saudita. Este es un lugar donde la arena interminable y los áridos paisajes de basalto dan prueba de la capacidad del hombre para prosperar en condiciones difíciles.

 

El descubrimiento de hachas de mano de sílex en este desierto indica que los colonos paleolíticos habitaron la región hace aproximadamente medio millón de años. Pero los restos más notables de la habitación humana son los palacios construidos por los califas omeyas con sede en Damasco durante los primeros días del Islam (siglos VII-VIII).

 

Durante el apogeo de la dinastía Omeya, la arquitectura floreció con el intercambio cultural que acompañó las crecientes rutas comerciales. Para el año 750 d. C., cuando la dinastía omeya fue derrocada por los abasíes de Bagdad, una arquitectura musulmana ricamente característica estaba evolucionando, debido considerablemente a la influencia cosmopolita de los constructores y artesanos procedentes de Egipto, Mesopotamia y otros lugares de la región.

 

Hoy es posible ver muchas reliquias de los períodos islámicos tempranos y medievales en Jordania. Salpicado en todo el terreno estepario del Este de Jordania y las colinas centrales hay numerosas ruinas históricas, que incluyen castillos, fortalezas, torres, baños, caravanas y palacios fortificados. Conocidos colectivamente como los castillos del desierto o los palacios del desierto, originalmente formaban parte de una cadena que se extendía desde el norte de Damasco hasta Khirbet al-Mafjar, cerca de Ariha (o Jericó).